Sí se puede reclama declarar el estado de emergencia para combatir las termitas

La organización ecosocialista ve imprescindible una coordinación de máximo nivel entre las distintas administraciones para erradicar la plaga antes de que sus daños sean irreversibles

Sí se puede reclama declarar el estado de emergencia para combatir la plaga de termitas, que ataca gravemente en Tenerife a los municipios de Tacoronte, La Laguna y Arona, y que puede extenderse por toda la Isla, con la amenaza que supone para el medioambiente, la agricultura, la economía y el patrimonio cultural, tanto el arquitectónico como el legado histórico-artístico y documental.

La organización ecosocialista considera que “es imprescindible una coordinación de máximo nivel entre las distintas administraciones para erradicar este azote antes de que los daños sean irreversibles, dados los considerables estragos que está causando ya y la alarma justificada entre la población ante la falta de operatividad de los organismos públicos”, asegura el portavoz de Sí se puede en Tenerife, Esteban Lorenzo.

A juicio de la organización, debe darse una intervención coordinada de todas las administraciones públicas –Ayuntamientos, Cabildo insular y Gobierno de Canarias– para que destinen con carácter urgente y a la mayor brevedad posible cuantos medios económicos, técnicos y materiales sean precisos para abordar con garantías de éxito un plan integral en espacios públicos y privados para el control, seguimiento y erradicación definitiva de la plaga. Asimismo, Sí se puede considera fundamental movilizar a la Federación Canaria de Municipios (FECAM) y a la Federación Canaria de Islas (FECAI).

Lorenzo destaca que “la mayoría de las personas afectadas no cuentan con los fondos necesarios para actuar contra esta especie invasora; por eso, las administraciones públicas deben asumir el coste total de la contratación de la empresa o empresas que puedan hacerse cargo de aplicar el protocolo establecido oficialmente”. El portavoz enumera espacios donde deben aplicarse las medidas, que abarca un listado de diversas tipologías y que son tanto de titularidad pública como privada: edificios, viarios, jardines, parques, viveros, invernaderos… entre los más destacados.

Por otra parte, “ya está tardando la puesta en marcha de una campaña de información a la ciudadanía, en la que se informe con claridad de la gravedad de esta plaga, se oriente sobre las actuaciones básicas y se fomente la participación ciudadana, que es imprescindible para tener éxito en este reto descomunal”, apunta Lorenzo.

Finalmente, el portavoz subraya la importancia de los mecanismos de control y vigilancia en puertos y aeropuertos para impedir la introducción de este tipo de plagas. “La gestión en Canarias en este sentido es nula y es imperdonable que así sea, especialmente, por tratarse de territorios insulares, que cuentan con un medioambiente más vulnerable”, asegura.

“El caso concreto de las termitas americanas es un ejemplo más de cómo el control de las especies exóticas invasoras no está incluido entre las prioridades de las consejerías que deben controlarlas, lo que explica no solo esta terrible peste, sino la gran cantidad de plantas y animales externos que están afectando de forma negativa a los ecosistemas canarios”, sentencia Lorenzo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.