Sí se puede e IUC proponen crear en Güímar una ventanilla única de información, gestión y tramitación del IMV

La coalición lleva una moción al pleno de este jueves para facilitar la obtención de una ayuda imprescindible ante la precariedad laboral

La coalición Sí se puede – Izquierda Unida Canaria (IUC) lleva al pleno de este jueves, 25 de junio, en el Ayuntamiento de Güímar una moción en la que proponen la constitución de una ventanilla única de información, gestión y tramitación del Ingreso Mínimo Vital (IMV), la prestación creada por el gobierno estatal a raíz de la crisis económica y social provocada por la pandemia por la COVID-19 y que tendrá continuidad más allá del estado de alarma.

La propuesta de Sí se puede e IUC consiste en que el área municipal de Servicios Sociales articule una ventanilla única en la que se atienda a la ciudadanía que aspire a disponer de esa prestación, con información, colaboración en la gestión y ayuda a la tramitación de las solicitudes, tanto del IMV como del Ingreso Canario de Emergencia. Asimismo, plantean al pleno que apruebe el desarrollo de una campaña informativa por parte del Ayuntamiento para su difusión a través de las redes sociales en Internet.

De esta manera, “se atiende una situación que a nadie se le escapa: el que la gestión de la solicitud de esta ayuda constituye en muchas ocasiones una labor fastidiosa y tediosa debido a los trámites burocráticos que hay que realizar para formalizarla”, asegura el concejal de Sí se puede-IUC en el Ayuntamiento de Güímar, Ruyman Expósito.

A juicio de la coalición, la aprobación del IMV marca un hito que genera un nuevo derecho para la ciudadanía en riesgo de exclusión social y ante situaciones de vulnerabilidad por carecer de recursos económicos. Es una prestación no contributiva que aporta fondos con el objetivo de colaborar con estas personas en la satisfacción de necesidades básicas.

Se trata de una renta mínima compatible con el empleo, un sistema que, en otros países y en Comunidades como País Vasco y Navarra, confirma por experiencia el efecto positivo, tanto sobre la inserción laboral como sobre la reducción de la economía informal, además de la mejora general de las condiciones de vida de las personas que acceden a estos fondos.

“La desprotección es extraordinaria en las economías con altas tasas estructurales de paro y una precariedad laboral muy extendida, como la de Güímar”, explica el concejal, quien detalla que esta desprotección afecta especialmente a las mujeres, que sufren mayor precariedad en sus empleos y además asumen gran parte de las tareas de cuidados.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.