Ruth Acosta propone al Cabildo aumentar su autoabastecimiento energético mediante energías limpias

La consejera insular propone dotar “de placas fotovoltaicas a todos los edificios públicos dependientes de la institución, suponiendo un paso decidido hacia la transición energética y la implementación de las energías renovables” Acosta añade que esta propuesta “contribuiría a la reactivación de nuestra economía mediante la creación de puestos de trabajo relacionados con el empleo verde y especializado”

Ruth Acosta, militante de Sí se puede y consejera del grupo de la coalición Sí Podemos Canarias en el Cabildo de Tenerife, plantea al gobierno de la corporación insular una nueva propuesta para su incorporación al plan para afrontar la crisis socioeconómica ocasionada por la COVID-19.

Con esta medida, la coalición insular, de la que forma parte Sí se puede, solicitará al Cabildo que apueste decididamente por el autoabastecimiento energético a través de energías limpias en todos sus edificios institucionales, así como también en todas las instalaciones del sector público insular. Acosta afirma que “con esta propuesta queremos que el Cabildo de Tenerife ejemplarice el camino a seguir hacia la transición energética y ecológica de la Isla”.

Para ello, la consejera insular propone que la corporación “dote de placas fotovoltaicas a todos los edificios públicos dependientes de la institución, suponiendo esta medida un decidido paso hacia la transición energética y la implementación de las energías renovables en Tenerife”. Ruth Acosta considera que “a través del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables de Tenerife (ITER), el Cabildo cuenta con los medios y recursos necesarios para llevar a cabo esta acción”. En este sentido, Acosta destaca que “dentro de las funciones del ITER, está la realización de proyectos de energías renovables, contribuyendo a aumentar el peso de dichas energías en el balance energético de la isla, así como la instalación de esta tecnología, su monitorización y mantenimiento”.

La consejera afirma que estamos “ante un momento crucial en el que decidir hacia qué tipo de Isla queremos ir, en todos los aspectos, por lo que ahora resulta clave que el Cabildo comience a dar pasos decididos hacia un nuevo modelo energético para la Isla, con la soberanía energética como objetivo y estableciendo las medidas necesarias para la democratización de la energía, la descentralización y el fomento del autoconsumo”.

Además, Acosta resalta el impulso económico y laboral que supondría esta decisión, “pues contribuiría a la reactivación de nuestra economía mediante la creación de puestos de trabajo relacionados con el empleo verde y especializado, algo que va en la línea de nuestro programa electoral y de los acuerdos programáticos suscritos con el grupo de Gobierno del Cabildo”.

Esta posibilidad, a su vez, permitiría desarrollar diferentes puntos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que debieran ser una clara hoja de ruta para Tenerife. Para Acosta, la crisis socioeconómica generada por el coronavirus “debe servir como punto de inflexión, ya que ha quedado claramente evidenciado que nuestra economía no puede depender tanto del turismo de masas tradicional, sino que ahora es el momento de apostar realmente por diversificar el modelo económico y laboral de la Isla. “Las energías limpias suponen una oportunidad única para ello y debemos trabajar en aprovechar el potencial de nuestro territorio”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.